Cómo entender los negocios disruptivos

Últimamente se habla mucho de negocios disruptivos, pero ¿realmente entendemos qué son y cuál es su influencia en el mercado?

Siguiendo con mi promesa de no dejar de lado ninguno de los temas propuestos para mi post número 100, hoy os voy a explicar desde mi perspectiva de que va todo esto de los negocios disruptivos (Disruptive Business).

 ¿Por qué se considera que un negocio es disruptivo?

Definiendo primero el concepto básico, entendemos que algo es disruptivo cuando genera una ruptura brusca, o cuando algo que existe y funciona cambia su concepción.

Cuando se habla de negocios disruptivos se entiende que son aquellos que en la ejecución de su modelo de negocio son capaces de entender la necesidad de una red o un grupo de consumidores y modificar la experiencia de consumo, cambiando con ello los patrones de comportamiento.

Si todavía os suena algo engorroso, no os preocupéis poco a poco desarrollaremos la idea…

 ¿Qué elementos tiene un negocio disruptivo?

Con el desarrollo de este nuevo enfoque empresarial, han surgido varias definiciones y visiones sobre los elementos que realmente distinguen a los negocios disruptivos, de aquellos simplemente modernos o innovadores.

Hay quienes dicen que un negocio disruptivo esta asociado a tecnología y bajo coste de adquisición por los consumidores. Otros que piensan que solo engloba experiencia y formas de consumo innovadoras.

Si analizamos las características de los negocios disruptivos encontraremos que son aquellos que intentar romper con los patrones de consumo básicos (como el precio, la atención al cliente, la complejidad y el tiempo de uso o consumo) involucrando variables como imaginación, creatividad, visión original, experiencia y capacidad de resolución de problemas.

Particularmente creo que un negocio disruptivo es una fusión de todos los enfoques, y que no es determinante que un negocio posea todas las variables o características para ser considerado disruptivo. Lo que realmente importa es que sea capaz de generar un valor diferencial en el mercado. Que refleje un cambio de patrones y conductas.

Es cierto que actualmente la tecnología enfocada a las plataformas digitales predomina en los negocios disruptivos más conocidos, pero no debemos olvidar que la sociedad ha experimentado la disrupción de servicios y formas de consumo desde antes de la revolución tecnológica.

Por ejemplo: Ford cambio la forma de concebir la movilidad y McDonald’s e IKEA cambiaron la forma de consumir productos de primera necesidad, obteniendo todo su éxito de manera off-line.

 Principales modelos de negocio disruptivos:

Cuando un negocio disruptivo se establece con éxito, por lo general suele ser identificado por ser capaz de crear un nuevo tipo de equilibrio en su mercado y entre sus audiencias o consumidores. Lo que implica a su vez que las generaciones interesadas, por lo general han tenido una rápida adaptación y aceptación a la forma o tipo de consumo.

Hoy en día los negocios disruptivos más conocidos suelen estar vinculados a campos como la Inteligencia Artificial, el Blockchain o el Internet de las cosas. Y la visión empresarial o el enfoque de su modelo de negocio suele estar vinculado a la digitalización corporativa, la economía como plataforma (colaborativa o de acceso) y la centralización de servicios.


Es decir, un negocio es disruptivo cuando ha decidido – y conseguido – mejorar la experiencia de los usuarios ante el consumo de una necesidad; creando un modelo de negocio innovador y creativo, enfocado en la facilidad de acceso para los consumidores; generando una experiencia diferente a la de sus competidores; por ende, aportando y generando un valor diferencial en el mercado.


La realidad es que, muchos negocios disruptivos se convirtieron en ello sin planificarlo.

Muchas de las empresas consideradas disruptivas de mayor éxito en el mundo, son el resultado del desarrollo de ideas existentes, en consonancia con herramientas innovadoras y el momento oportunidad idóneo para explorar nuevas ofertas ante la necesidad de un nicho determinado.

Por ejemplo: Iphone no inventó los dispositivos móviles, pero si mejoró la experiencia que tenían lo usuarios con ellos, marcando un nueva era para el mercado.

Nespresso puso al servicio de sus consumidores una herramienta que rompió con las barreras de consumo del café de calidad de forma casera.

Mytaxi, Uber y Cabify aunque con concepciones diferentes, rompieron el esquema tradicional del traslado local por tarifa.

Jobs to do cambió la forma de explotar las habilidades manuales de las personas.

Airbnb cambió la experiencia de alquilar un piso de tipo turístico.

Google no fue el primer buscador, ni la primera empresa de dominios/mails. Sin embargo, transformó por completo la experiencia de los usuarios en internet.

Estas empresas como muchas otras que compiten en la sociedad de lo intangible, han tenido que cambiar los paradigmas de la sociedad de consumo para abrir paso a una nueva era, donde en donde el usuario se empodera de las marcas y servicios incidiendo en la competitividad de los negocios disruptivos.

La esencia de ser un negocio disruptivo

“Una empresa puede aprovechar una oportunidad y convertirse en disruptiva pero no mantener esa conducta toda la vida”; lo que no implica que deje de ser innovadora, ni que pierda su valor.

Si sois emprendedores, lo importante es que entendáis que, así como la innovación y la visión empresarial son muy importantes, lo realmente relevante de convertirse en un negocio disruptivo es esa capacidad de aportar valor a nuestro mercado.

Y no hablo únicamente de forma económica o competitiva, sino de que nuestro producto o servicio sea capaz de generar nuevas redes de interacción, de crear colaboraciones con partners, de gestionar nuevas formas de trabajo y una exploración del nuevo talento laboral.

La esencia de un negocio disruptivo está realmente es esa capacidad de transformación, ya sea a nivel on-line u off-line.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *