Un verano por delante y dos propuestas de lectura

Estamos ya en pleno verano, la época de descanso para casi todo el mundo. Y el momento para hacer muchas cosas para las que en otro momento del año no tenemos tiempo. Por ejemplo, leer. Recomendar libros es un clásico que espero que no se pierda nunca. Así que cumpliendo con la tradición hoy os dejo aquí mis recomendaciones principales para estos días.

No es fácil hacer una selección porque como sabéis soy un lector empedernido, así que han sido muchos los libros que han pasado por mis manos en lo que va de año. Pero finalmente me he decidido por dos.

En primer lugar, he elegido la autobiografía del fundador de Nike, Phil Knight, titulada “Nunca te pares” o “Shoe Dog. A memoir by the creator of Nike”, en su versión inglesa. Hay en este libro una máxima de su autor que me llamó poderosamente la atención, no por extraña o rara, sino porque resulta común a todos los grandes hombres que he conocido: “never quit”. Knight nos aconseja no parar nunca, “incluso cuando no sabes qué estás haciendo o por qué, avanza siempre”.  Desde que en 1962 les “disfrazó la verdad” sobre su propio negocio a los directivos de la marca japonesa Onitsuka, ha recorrido un largo camino, siempre dedicado al mundo del calzado deportivo, consiguiendo ser un ejemplo de cómo hacer las cosas en el mundo empresarial.

Consistencia y durabilidad: esas fueron las características que el creador de Nike, junto con uno de sus impulsores, el coach y socio de Knight, Bill Bowerman, adjudicaron a su calzado para que resultara exitoso en cualquier deporte.

“Never quit. Never consider quitting. Even when you don’t know what you’re doing or why, keep moving forward”

Y entre giro y giro de su carrera, aparece el Zen como parte imprescindible de su forma de actuar en sus negocios y en su vida. Firmemente asentado en esta filosofía, sugiere que cualquier idea sobre uno mismo es una ilusión. El Zen ignora el ayer y el mañana a favor del hoy, del eterno presente. Gran enseñanza.

Determinación, sacrificio, reconocimiento de los propios errores: me quedo con el lado humano de este emprendedor cuya idea calza a todos los deportistas —y no deportistas— de hoy.

El segundo libro se titula “Ego is the enemy”, de Ryan Holiday. Y lo recomiendo a todo el mundo porque en mayor o menor medida, todos terminamos por aliarnos con nuestro ego, formando una sociedad que no siempre nos lleva a buen puerto. Por ello comparto esta reflexión acerca de las bondades y los peligros de esta relación que tantas veces se nos escapan.

Holiday define el ego como la necesidad continua de “ser mejor que; más que; más reconocidos que; más allá de cualquier utilidad razonable”.

“Every runner knows this. You run and run, mile after mile, and you never quite know why. You tell yourself that you’re running toward some goal, chasing some rush, but really you run because the alternative, stopping, scares you to death”

Partiendo de la base de que cualquier persona ambiciosa tiene sobreestimado su ego (artistas, atletas, científicos, emprendedores…), Holiday hace un análisis muy crítico y afirma que “el ego es el enemigo de lo que quieres  y de lo que tienes. De trabajar a gusto con los demás; de construir lealtades y apoyos; de repetir y de retener tu éxito”.

Más tarde añade que “no podrás aprender si crees que ya lo sabes”: aquí se resume la intención de este libro y la tesis sobre la que se desarrolla todo el argumento. Y es que a veces nos puede, quizá de manera inconsciente, la sensación de haber llegado a la meta y pensar que haber sido capaces de esa acción nos hace superiores al resto.

Finalmente apuesta por el análisis constante: “el hombre y la mujer inteligente deben recordarse constantemente a sí mismos los límites de su propio poder y sus logros”.

Eso es un sí a una dosis razonable de ego y un no a traspasar el límite, a riesgo de limitar nuestro avance y aquí enlazamos con Phil Knight. El trabajo constante, la consecución de logros y la consciencia de los mismos son tres patas de una misma actitud que creo que es posible; y si no se tiene hay que trabajarla.

Estas son mis propuestas de lectura para estos días, espero que si os decidís por ellas las disfrutéis.

Comentadme ¿Cuáles son las vuestras?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *