“Sumar con menos. El arte de convertir la insatisfacción en energía”

Hace unos días traía hasta aquí el análisis de un libro; uno de los muchos que caen en mis manos y que, como la mayoría de los que leo, me atrapó por su interés. Para quienes amamos la lectura da igual el tema, siempre que te seduzca; es fácil caer en las redes de cualquier texto, dejarnos conquistar. Lo confieso: soy un lector voraz y aunque selecciono los temas, el abanico es tan amplio que me ocurre como al resto de lectores: tengo la continua sensación de que cuanto más leo, más me falta por leer.

La consecuencia lógica, de alguna manera, es terminar escribiendo. Inevitablemente —aunque no siempre— una cosa lleva a la otra. Y eso es lo que he hecho: escribir mi primer libro, que desde la más absoluta humildad, quiero compartir con todos los que se acercan a mi Blog y que comparten conmigo vivencias, reflexiones y aprendizaje.  De este salto al vacío ha nacido “Sumar con menos. El arte de convertir la insatisfacción en energía”.

Decía nuestro Nóbel Camilo José Cela que “para escribir solo hay que tener algo que decir, y decirlo”. Parece fácil pero no lo es. Las experiencias acumuladas son muchas y poner orden las ideas repartidas entre papeles y memoria resulta una labor difícil para la que siempre hace falta ayuda. Quizá lo que me ha empujado a ponerme a escribir ha sido mi necesidad, desde siempre, de tener una visión global de la información, incluida la de mi propia experiencia personal.

Dejando a un lado el pudor he intentado ser sincero conmigo mismo y con los demás. Y al mismo tiempo conseguir un equilibrio entre hechos y palabras, aunque esto último más bien me lo ha aportado el ejercicio de la escritura, que desde luego recomiendo a todos.

Leer mucho, entre otras cosas, aporta datos y enseña a pensar. De los primeros hay una buena ristra en el libro salidos del cine, de la literatura, del aprendizaje personal… En uno de los capítulos hablo de la necesidad de que las cosas tengan sentido y afirmo: “buscamos información porque no nos cuadran las cuentas”. La información la tenía, aunque busqué más y las cuentas creo que al final me han salido. De todos modos de eso también tendrán algo que decir mis bondadosos lectores.

Si hiciera un índice alfabético que describiera mi libro incluiría estas palabras: orden, empresa, estímulo, cicatriz, miedo, liderazgo, simplificación, gestión de crisis, pasión, curiosidad, mensaje, duda, entropía… Porque de todo ello hablo a través de los once capítulos que componen esta obra que el próximo mes de marzo verá la luz.

En realidad es el fruto de un ejercicio de introspección dilatado en el tiempo, empujado por un fuego que no se apaga nunca: la insatisfacción, el inconformismo constante que me ayuda a mejorar, o al menos, a intentarlo. El texto de mi libro se ha convertido en pretexto para desgranar mi trayectoria vital y aprovechar las enseñanzas de mis casi 40 años de vida. Y reconozco que ha resultado una experiencia ilusionante, al tiempo que trabajosa y apasionante, que espero que resulte clara e inteligible.

La obra ya está casi lista. Solo faltáis vosotros, la parte imprescindible que hace que cobre sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *