Shaluqa 2016: el viento que te devuelve a tus raíces

Hace solo una semana que finalizó la segunda edición de Shaluqa, nuestro encuentro corporativo anual en el que nos damos cita todos los que formamos Levante Capital Partners (LCP). Tres intensas jornadas de ocio y trabajo a un tiempo; de convivencia y de puesta en común de proyectos y visiones de todos los equipos.

Estas citas nos demuestran una vez más que ni siquiera la enorme eficacia de las nuevas tecnologías, capaces de mantenernos en contacto en cualquier momento y lugar, pueden sustituir  la relación directa, el cara a cara y a la espontaneidad de un pensamiento expresado en voz alta.

Es esta empatía emocional la que es capaz de medir el pulso del estado anímico de una compañía; y cuando no existe, debemos esforzarnos en generarla. Creo que esta parte no regulada de las interacciones es fundamental en la empresa.

A estas alturas, ¿quién puede dudar de que estas actividades mejoren el funcionamiento interno de una Compañía?

Ponernos cara, conocernos, compartir visión y valores y buscar sinergias entre los profesionales del Grupo: he aquí cuatro objetivos fundamentales de Shaluqa que creo, honestamente, que hemos cumplido. Y una lección aprendida de nuevo: la enorme ventaja de trabajar en equipo, de unir fuerzas y aprovechar el conocimiento de cada una de las diferentes áreas de la firma. Es el momento de conocer cómo es la visión del año de trabajo, de analizar la estrategia, valorando los resultados de nuestras cinco áreas de negocio: LeBris, Wit Consulting, Blackwood Capital Group, Wicon y Nïora Real Estate.

Es un tiempo para aparcar el estrés y la rutina del día a día;  para recuperar fuerzas y ser capaces de generar la motivación suficiente para seguir adelante con el convencimiento de que lo que hacemos es importante y merece ser reconocido por todos.

Nuestro lema de este año, “Back to the roots” ha querido ser un homenaje a quienes en los momentos más difíciles consiguieron mantener a flote la empresa, sin rendirse nunca. Con el convencimiento de que en ocasiones es necesario mirar hacia atrás como estímulo y aprendizaje para seguir hacia delante.

Y buscando esas raíces celebramos Shaluqa en un lugar que representa la esencia de nuestra historia y lo mejor de nuestro pasado como civilización: Ampurias, en Gerona. Un enclave inmejorable en el que deslizar sobre la misma línea el análisis de las enseñanzas que nos brinda el paso del tiempo y nuestra experiencia como empresa.

“Emporion es una ciudad doble, estando dividida por una muralla, teniendo antes, como vecinos, algunos indiketes (…). Pero con el tiempo se unieron en un solo estado, compuesto de leyes bárbaras y griegas, como sucede también en otras muchas ciudades”

Estrabón, Geografía, III. 4, 8.

Tenemos los pies sobre la tierra pero llevamos grabado el viento en nuestro nombre y en nuestro propio carácter. Por eso no renunciamos a visitar esta maravillosa ciudad greco-romana desde el aire; esta vez la sorpresa reservada de Shaluqa era un vuelo en avioneta que nos ofreció una maravillosa perspectiva de las ruinas de Ampurias y de todo su entorno, destacando la Costa Brava.

Creo en el poder de la sorpresa como estímulo, como acicate que mueve a la curiosidad, absolutamente necesaria para progresar y crecer, nuestro objetivo desde los orígenes y siempre en el horizonte del futuro.

El próximo Shaluqa ya espera impaciente el trabajo que nuestro gran equipo desarrolla sin descanso.

¡Gracias a todos!

 

 

 

2 Comentarios

  • Patricia Rodríguez dice:

    Siempre es un placer leerte Antonio. Continuar un legado tan importante aportando nuevas ideas y nuevo liderazgo, no es tarea fácil; Da gusto ver a personas con la fuerza y el compromiso que tienes tú, para que sea posible. Ya dijo Henry Ford “Reunirse es un comienzo, permanecer juntos es el progreso y trabajar juntos es el éxito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *