CINE Y EMPRENDEDORES: UNA HISTORIA QUE NO TERMINA

Cine-emprendedores-el manantial-Gary Cooper

“A través de los siglos hubo hombres que dieron los primeros pasos por nuevos caminos, apoyados solamente en su visión. Los grandes creadores, los pensadores, los artistas, los científicos, los inventores, lucharon contra sus contemporáneos. (…) Pero los hombres con visión de futuro siguieron adelante. Ningún creador estuvo tentado por el deseo de complacer a sus hermanos”.

Así se expresaba el personaje interpretado por el gran Gary Cooper en “El manantial”, un clásico del cine americano en blanco y negro de obligada visión para todos, pero especialmente para quienes creen en una idea y no paran hasta hacerla realidad. Eran los emprendedores de los años 40 y son los de hoy mismo, porque en realidad la historia no ha cambiado tanto.

Y es que el cine, como imagen de la vida, nos puede servir para hacer un alto en el camino y pararnos a pensar; este es un buen momento, aprovechando nuestro tiempo libre, para reflexionar con tranquilidad sobre el trabajo realizado a lo largo del año y  sobre aquello que nos espera en un futuro inmediato. Y si es con la ayuda de una buena película, mejor.

Demos hoy pues, un paseo por la gran pantalla, en la que se ha plasmado la realidad de muchos y grandes emprendedores a lo largo del tiempo, nutriendo sus guiones con la vida de personajes que alcanzaron la fama gracias a sus ideas, su fuerza de voluntad, y a su trabajo. Eso fue lo que terminó por hacerlos atractivos a los ojos de los demás hasta terminar en los cines haciendo que todos quisiéramos parecernos a ellos en algo.

La historia del empresario Howard Hughes es todo un ejemplo de lucha contra las convenciones establecidas en el mundo de la industria a principios del siglo XX. En “El aviador”, de Martin Scorsese se plasma la vida de este personaje polifacético que podría servir de inspiración y que nunca perderá protagonismo, por muchos años que pasen, porque solo quienes son capaces de atreverse como él, consiguen no logros, sino grandes logros.

Lo cierto es que el cine ha tenido suerte cuando se ha centrado en este campo, repleto de ejemplos de personajes luchadores con fuertes caracteres y personalidades atractivas capaces de servir de inspiración; el mundo del deporte también y de manera muy especial.

En esta línea quizá “Rocky”, dirigida por John G. Avildsen y por su protagonista, Silvester Stallone en sus últimas versiones, sea una de las películas más emblemáticas, basada en el mundo de la competición y la lucha tanto exterior como interior. El personaje de Rocky Balboa protagoniza una historia de lucha física, que es “el drama más antiguo”, en palabras del director José Luis Garci. Querer ser siempre el mejor, mirando frente a frente a los obstáculos que se presenten, sin miedo a saltarlos. Es una historia de ilusión, superación y trabajo continuo, justo lo que necesita cualquier emprendedor para salir adelante.  Emoción, aventura y honestidad a lo largo de dos horas de largometraje.

En esta breve lista no puede faltar “Ciudadano Kane”, otro clásico del que se ha dicho que reinventó el cine de nuevo. Obra maestra de Orson Welles, éste, como director, no deja en muy buen lugar al personaje representado, William Randolph Hearst, pero sin duda es un ejemplo de emprendedor imparable y fiel a sus ideas hasta el final de sus días. Hearst llegó a tener 22 periódicos, más de 10 revistas y emisoras de radio. Sin embargo su historia acaba siendo la tragedia de un solitario.

Mucho más reciente es “La red social”, que nos acerca a un fenómeno único que está marcando nuestro tiempo: las redes sociales, en concreto Facebook. La historia de Marck Zuckerberg es la de un universitario con visión de futuro, cuya idea termina por resultar genial. Tal es su éxito que entra en nuestras vidas para quedarse y termina marcando el pulso de las relaciones sociales a nivel mundial entre millones de personas.

Todos somos los protagonistas de nuestra propia película; el metraje no es relevante porque el tiempo lo marcamos nosotros. Solo precisamos de nuestras ideas y un buen guion para exponerlas. ¡Adelante, pues!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *