Innovar: la opción elegida

“Tu tiempo es limitado. No lo desperdicies viviendo el sueño de otra persona”

Steve Jobs

En ocasiones tenemos la sensación de que a nuestro alrededor no ocurre nada. Especialmente cuando nos encontramos inmersos en la vorágine del día a día y abandonamos la buena costumbre de pararnos a pensar sobre lo que hacemos y cómo lo hacemos. El tiempo avanza sin tregua y sin darnos cuenta, las cosas pasan…, pero no cualquier cosa. Como afirmó Steve Wozniak, cofundador de Apple y creador del primer ordenador de sobremesa, “muchas de las cosas que tenemos hoy en día pasaron por accidente”. En su caso, añade: “no vimos venir internet, aunque hablábamos ya de tecnología. Es algo más completo de lo que nunca imaginamos que podría pasar”. De algún modo se puede decir que innovaron sin saberlo o sin quererlo.

Coger el timón de tu propia vida también significa innovar; seguir el hilo invisible del inconformismo sin permitir que la vida te arrastre. Ponerme al frente de Levante Capital Partners implicaba necesariamente una transformación para mi y por ende para la propia empresa. A pesar de que no supiera a ciencia cierta dónde desembocaría mi estrategia. Nunca lo sabemos del todo.

Sin embargo contaba con una ventaja: la autoconsciencia para comenzar a decidir, a sabiendas de que innovar es una opción. Y esa es la que yo tomé.

A diario persigo la innovación en nuestra empresa porque sé de su necesidad. Y sobre todo porque nos encontramos en un mundo en permanente transformación que requiere de constantes cambios a nivel institucional y organizativo si queremos ser competitivos y crecer. De modo que uno de los puntos fundamentales en nuestra hoja de ruta es la incentivación de la innovación para seguir liderando.

En mi caso cambio constantemente de tarea porque percibo todos los frentes que se abren ante mi, y me cuesta parar; realmente no sé parar. Porque no me conformo.

De ahí que, como afirmaba Clayton Christiensen, “sé que algo es innovador cuando ha sucedido y todo indica que en realidad lo que subyace en el pensamiento íntimo es que innovar es una actividad esencialmente azarosa”.

Las exigencias que me impongo requieren soluciones que pueden llegar antes o después y la unión de ambas es lo que, en el fondo, persigo. Crear el conocimiento que siento que me falta, haciendo de la necesidad, virtud.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *